«Erase una vez un rey muy caprichoso que tenía una hija a quien le estaba buscando pretendiente para casarse con ella. Puso una condición un poco absurda. Quien fuera capaz de poder hacer volar un halcón que hacía tiempo que estaba reposando en una rama y que nadie antes lo había podido hacer volar, sería quien se casaría con su hija.

Desde aquel momento pasaron por el palacio una gran cantidad de personajes, cada uno con sus peculiares maneras, si bien, nadie lo consiguió.

Una mañana, el rey vio volar al halcón por el jardín. Su hija ya tenía pretendiente, pensó. Cuando lo tuvo delante le preguntó, ¿Tú has hecho volar al halcón? ¿Cómo lo has hecho? ¿Eres mago o algo por el estilo? Entonces el hombre, un campesino, entre feliz e intimidado, sólo dijo: No ha sido difícil Señor, sólo he cortado la rama. El halcón se dio cuenta de que tenía alas y las extendió para volar».halcón alas

¿Qué te dice a ti esta fábula?

A mí me ejemplifica el que es el poder personal:

«Reconocer todos los recursos que tenemos cada uno de nosotros como la persona única y especial que somos y vivir aprovechando al máximo estos recursos».

Según Tony Robbins, una autoridad mundial del desarrollo personal, el Poder Personal es la habilidad innata que tiene una persona para aprovechar sus recursos internos, decidir con firmeza y sobre todo, actuar con convicción para vivir una vida creada por sí mismo con pasión e intensidad.

Por tanto la fórmula es:

1. Reconocer los recursos que tienes: Conócete a ti mismo. Detecta en lo que eres bueno, en lo no tan bueno. Acéptate y a partir de aquí crea tu mejor yo.

2. Decidir con firmeza hacia dónde quieres ir: Las personas tenemos el privilegio y el poder de la elección, por lo que no lo subestimemos. Aunque a veces nos podamos sentir prisioneros de nosotros mismos. Activa tu brújula interior y muévete hacia allí.

3. Actuar con convicción para crear tu realidad: Da pasos firmes en la dirección fijada. Disfrutar del camino y aprender de los errores es lo que lo hará más liviano.

Entonces, teniendo clara la fórmula, parece fácil, ¿no? ¿Qué es lo que nos impide llevarlo a la práctica? ¿Por qué nos cuesta tanto?

La respuesta es porque el poder reside en nuestros pensamientos, en nuestra percepción sobre cómo son las cosas, y en las conversaciones internas que tenemos.

¿Te has detenido a pensar sobe el tipo de mensajes que sueles darte a ti mismo, diariamente? ¿Qué sueles decirte?

Este aspecto es crucial ya que somos nosotros mismos las personas que nos desempoderamos fácilmente, nos autosaboteamos.

Permítete unos minutos al día para tomar conciencia de los mensajes que te das. Estos mensajes ¿te empoderan? Haciéndote sentir bien, con energía, fuerza…. o por contra, te desempoderan,  haciéndote sentir infeliz, que no eres capaz, que deberías hacer un montón de cosas que no haces…

Todo depende de cómo tengamos programado nuestro software mental.

He podido contrastar con mis clientes y en mi propia vivencia personal, que solemos perder energía y nos solemos sentir desgastados cuando nos valoramos en función de lo que tenemos, poseemos, hacemos o sabemos, con el condicionante que parece que nunca sea suficiente. Esta manera de pensar nos enfoca en la carencia, en todo aquello que no tenemos o nos falta, y justo este hecho nos desempodera muchísimo.

Aquí aprovecho a mencionar un eslogan de una campaña de verano de la marca de cervezas Damm, que dice:

“Cuando amas lo que tienes, tienes todo lo que quieres.”

¡Magnífico!

Por tanto, es tiempo de despertar, de cambio, de dejar de hacer las cosas como hasta ahora. Dejar de valorarnos por lo material o lo externo, que es efímero. Hoy está y mañana ya no está. Para conectar con tu poder personal tienes que aceptarte a ti mism@, A quien tu eres, desde tu globalidad, lo bueno, no tan bueno, tus fortalezas, debilidades… y a partir de aquí empezar a construir tu mejor versión. En el momento que empiezas a aceptarte y valorarte es cuando puedes empezar a a expresarte desde tu poder personal.

Conozco a mucha gente que me comenta que no sabe decir NO y por ello, se carga de obligaciones y/o de problemas. Cuando sientes tu poder personal es cuando empiezas a poner límites y a expresar que sientes y piensas sin miedo al qué dirán.

Gran punto también este último, ya que un comportamiento habitual es hacer cosas buscando la aprobación y el reconocimiento de los demás. Actuamos así para “gustar” y en definitiva, sentirnos queridos. Empieza a quererte a ti mismo, a amarte y a valorarte, y no necesitarás la aprobación de los demás.

Si tu programación interna no te sirve, ¡cámbiala! Existen poderosas técnicas para realizar el cambio de creencias y programarte hacia una mentalidad de éxito, alineada a lo que quieres conseguir y por consiguiente, a devolverte tu poder personal. Una de ellas es el PSYCH-K® . Si tienes curiosidad por conocerla y saber qué puede hacer por ti, no dudes en contactar conmigo para solicitar una sesión estratégica desde aquí. Estaré encantada de ayudarte a diseñar tu mejor versión.

 

Sobre mí:

Soy psicóloga y Coach profesional certificada por ICF. Trabajo con profesionales y empresarios que quieren desarrollar su autoliderazgo para impulsar su carrera o su negocio, consiguiendo nuevos retos profesionales y mejorar su bienestar personal. Colaboro con organizaciones y asociaciones empresariales realizando formación y eventos para el desarrollo del potencial humano.