espejoLa seguridad en uno mismo es un tema que abordo con frecuencia en mi despacho, ya que ante los retos que nos va poniendo la vida, es muy fácil caer en el victimismo y pensar  «No tengo confianza para lograr esto. No me siento capaz de conseguirlo”.

La inseguridad proviene del miedo a lo desconocido o a no haber logrado algo.

Por ejemplo, no te sentirás muy seguro de tu capacidad para hablar en público si nunca lo haces. Es cierto que la propia inseguridad, pueda llevarte a evitar este tipo de situaciones. Mientras más te expongas a hablar en público, más seguro te sentirás de tu habilidad para hacerlo. La manera de adquirirla es mediante la repetición y la experiencia.

Cuánta más experiencia tengas en algo, más seguridad sentirás. Piensa que de niños aprendemos por repetición, por lo que cuanto más repitas algo, más seguridad tendrás en esa tarea.

Y de hecho, ¿Cómo podemos desarrollar la seguridad en nosotros mismos? ¿Cómo se hace? Aquí expongo 5 maneras de poder aumentarla, estando basadas en el libro «La Vocecita» de Blair Singer.

  • Ponte en la línea de fuego constantemente. Si necesitas más seguridad para negociar, vender, comunicarte con ciertas personas, etc. necesitas practicarlo más.
  •  Acalla todas las voces internas que te dicen que eres incapaz de hacer algo. No te dejes convencer por ti mismo de abandonar cosas que podrían ser buenas para ti. Que algo sea incómodo no necesariamente significa que no sea beneficioso. Lánzate y ve hacia lo que quieres.
  • Realiza una inmersión en lo que necesitas practicar.  La seguridad en uno mismo es un tema que generalmente preocupa antes de emprender una tarea, no mientras se realiza. Imagínate que estás en la cima de una montaña con unos esquís puestos. Tu seguridad flaquea, aunque una vez que empiezas a deslizarte por la pendiente, ya no importa si te sientes seguro de ti mismo o no, lo único que te interesa es mantenerte de pie y llegar abajo sano y salvo.   Además, una vez que lo logras, te sientes muy bien por haberlo hecho y tienes más confianza para hacerlo de nuevo. La  siguiente vez, no será tan difícil. Profundiza todo lo que puedas en lo que necesitas desarrollar, ya que a veces, cuanto más ocupado estás, menos tiempo tendrás en pensar en la falta de seguridad y acabará por desaparecer.
  •  Revive logros anteriores. Recuerda momentos de tu vida en que hayas obtenido algún logro. Párate frente a un espejo o frente a una persona y habla de lo bien que actuaste en aquella situación. Empieza a tomar conciencia cómo está tu cuerpo a medida que vas hablando de una agradable experiencia.Te recomiendo hacerlo con energía y convicción. Tal vez mientras realizas este ejercicio, aparecerá tu vocecita diciéndote: “harás el ridículo”. Hazlo a pesar de esta voz, que de hecho, es la que te genera la inseguridad. Si te encuentras en una situación difícil actualmente, piensa en todas las ocasiones en que te has enfrentado a otros retos en tu vida y los has superado. Plantéate, ¿Qué funcionó? ¿qué no funcionó? Qué logros has obtenido? La mayoría de personas somos muy capaces de enfrentar los desafíos de la vida. Lo único que socava esta capacidad es la voz interior que dice: “No puedes hacerlo. No sabes lo suficiente. No tienes la seguridad necesaria”.
  •   Modela a otra persona. Trata de imitar el comportamiento de una persona que consideres segura de sí misma. Puede ser un personaje conocido o cualquier otra  persona que para ti pueda ser un referente. En el fondo, se trata de poder preguntarte. “Si yo fuera XX, ¿Qué haría en esta situación? ¿Qué diría? Y es cuestión de experimentar. Quizás te extrañe este método. La verdad es que ¡funciona! De hecho, aunque estés modelando a otra persona, esa seguridad proviene de ti, por lo que es una manera de utilizar el poder de otro para sacar lo mejor de ti.

¿Qué te parecen? ¿Estás dispuesto a experimentar? Estoy convencida que si te enfocas en cualquiera de ellas, vas a ver como tu seguridad aumenta. Me encantará que compartas tu opinión.

 

 

Sobre mí:

Soy psicóloga y Coach profesional certificada por ICF. Trabajo con profesionales y empresarios que quieren desarrollar su autoliderazgo para impulsar su carrera o su negocio, consiguiendo nuevos retos profesionales y mejorar su bienestar personal. Colaboro con organizaciones y asociaciones empresariales realizando formación y eventos para el desarrollo del potencial humano.